Y lo que tenía que pasar…

… pues finalmente, pasó. Llegó el momento en que la patilla de conexión del portátil no dio más de sí y el pobre cacharro pasó a mejor vida. Después de solicitar precios en el Corte Inglés, me había decantado por un PackardBell con i5, 4 Gb de RAM y una gráfica NVidia de 1 Gb dedicada; lamentablemente, el ‘en una semana lo tienes’ se convirtió en ‘pásate mañana a ver si me ha llegado’ y finalmente degeneró en un ‘todavía no lo tengo aquí’. Así que, cuando mi equipo finalmente palmó tres días después de la fecha inicial de recepción, tuve que tomar la difícil decisión y mandar el packard bell a tomar viento para finalmente comprar un HP con mejor procesador (i7), peor gráfica (una ATI Radeon contra una NVidia, da igual lo que digáis, es ir a peor si CUDA entra en la ecuación), y un precio superior. Ahora mismo lo estoy configurando, y cruzando los dedos para que cuando instale Kubuntu me reconozca las particiones EXT3 y EXT4 en el disco duro del pobre fiambre, reconvertido en externo gracias a las oscuras artes de una carcasa externa…

Anuncios

QDataWidgetMapper y las propiedades

DataWidgetMapper en accion!QDataWidgetMapper es una clase muy útil. Te permite crear formularios ‘conscientes’, que cambian su contenido en consonancia con una vista o modelo. El QDataWidgetMapper enlaza una sección de un modelo (básicamente, una ‘columna’ de un registro) con un widget de tal forma que, al cambiar el registro activo en el dataWidgetMapper, cambia también el contenido de ese widget para representar dicha información.

En un principio (y con esto me remito a las primeras dos o tres versiones de Qt 4, de la 4.0 a la 4.2) siempre se conectaba de la misma forma a los widgets: sobre la propiedad ‘por defecto’ del widget (la propiedad marcada como USER por parte de la clase). A partir de la versión 4.3, nos permite conectar el widget mediante una propiedad especificada por nosotros mismos, lo cual es más cómodo e incluso más potente.

Sigue leyendo

Y de nuevo, más problemas…

Pues sí, volvemos a la carga. Como era de esperar, la toma de conexión del portátil está dando de sí cada vez más, y se desconecta más a menudo. La patilla de la conexión estará floja y bailando, lo que produce un corte de suministro de vez en cuando, y eso implica un sobrecalentamiento adicional en el conector, el cual puede llegar a fundirse y empeorar el problema. La solución, sería abrir el portátil y volver a soldar la patilla… ¡NO! Porque las temperaturas que se alcanzan son tan elevadas que el estaño volvería a fundirse y no serviría de nada. Es necesario cambiar el cajetín de conexión completo y soldarlo de nuevo a la placa base. ¿Problema? Placas bases integradas y viejas, encontrar una placa base del mismo modelo y ‘canibalizar’ esa pieza. Para un portátil con los años que tiene este, puede ser complicado… ¡además, que el servicio técnico de HP en Granada ha cerrado la tienda! Y además, la pantalla se va soltando poco a poco… creo que va tocando jubilar a mi buen amigo portátil.