De vuelta de la Última Posada

Otro año más, ya estoy de vuelta de la Última Posada: dos días en Cerro Muriano (Córdoba) haciendo el friki 😀

No diré que he estado jugando mucho, ni que haya participado en muchas actividades, ni que haya hecho un montón de amigos… porque no ha sido así. ¡Ojo, no por falta de ganas ni de oportunidades! Este año ha habido muchísima gente, y también muchísimas actividades, y muy buen rollito como siempre. Pero llegué el viernes por la tarde (estas cosas me gusta empezarlas bien tempranito), me apunté a una partida nocturna de Cyberpunk que se alargó hasta las… cinco o séis de la mañana, posiblemente; pillé frío, y el mal cuerpo me duró todas las jornadas y posterior. ¡Llevo dos días con malestar, falta de sueño y dolores de cabeza! Nada de fiebre, eso sí. Debo de tener una especie de gafe o algo así…

Quería dirigir este año algo liviano, sencillo y divertido, pero me encontré de morros con una práctica para la siguiente semana y no pude hacer otra cosa que correr (metaforicamente, claro) como un descosido para poder terminarla antes de salir para Córdoba, así que no pude llevar nada montado. Aparte de ello, tengo un descontrol de horarios bastante importante, hasta el punto de que no he sido capaz de encontrar hueco ni ganas de apuntarme a las prácticas… ¡maldición, viejo yo, déjame estar!

Me he traído buen feedback de allí para la próxima versión de Acolito. En primer lugar, meterles con calzador la siguiente iteración, porque siguen emperraos en usar una versión pleistocénica y cargada de fallos tontos que ya han sido corregidos; utilizar una arquitectura orientada a web o a servicios, aunque es atractivo, temo que pueda resultar inviable debido al número de dispositivos móviles conectados (si alcanzas 140 asistentes, eso significa un mínimo de 140 usuarios en la misma red). Con un soporte adecuado, eso sí, tiene futuro… pero por ahora, la prioridad es la interfaz de la base de datos y el desarrollo general de la aplicación de forma modular. Espero que, de hacerlo bien, la inclusión de otro modelo distinto sea poco traumática.

También le comenté a Adriana sobre la posibilidad de redirigir la inscripción a actividades hacia la aplicación: los que quieran apuntarse a una de ellas, se lo dirían al responsable de consigna y este les apuntaría a través de un terminal, para luego más tarde imprimir las hojas de actividades por petición del organizador. Pero me ha argumentado (y con mucha razón) que la cantidad de equipos informáticos disponibles en una jornada lo desaconsejan: un sólo ordenador, efectivamente, se convierte en un cuello de botella para las inscripciones. Aún así, en entornos de despliegue donde puedas contar con más de un equipo, es una posibilidad a tener en cuenta…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s